“Las aventuras del Doctor Dolittle” es una película estrenada en enero de 2020 coescrita y dirigida por Stephen Gaghan y cuya fotografía está diseñada por Guillermo Navarro.

En sus críticas de filmaffinity:
“Incompetente película (…) Avanza a ritmo frenético, probablemente con la intención de impedir que nos demos cuenta de su flagrante desinterés por (…) la lógica en general (…) – Nando Salvá: Diario El Periódico
“Los padres apreciarán que es lo suficientemente estimulante para que los niños no se aburran, aunque ellos no querrán volver a verla, ya que es desechable” –  David Ehrlich: IndieWire
Y así un largo etcétera.

Yo tuve la suerte de acudir al preestreno y pude ver en Robert Downey Jr un personaje diferente a su interpretación en Marvel, pero ligeramente similar al detective Holmes, no obstante, su interpretación siempre es brillante, reconocible, y divertida.
El resto de los personajes acompañan.
También podemos ver a Antonio Banderas intentando demostrar que puede hacer comedia, sin llegar a lograrlo.
La parte técnica es correcta, la iluminación adecuada y los efectos bien trabajados e integrados y no dan la sensación de demasiado CGI.
De los 101 minutos que marca el metraje oficial, empecé a aburrirme al 80 o al menos miré el reloj ante la necesidad de que la pantalla me ofreciera algo más.

La trama está claramente diferenciada.   ¡SPOILER!
El planteamiento donde nos pone en la situación inicial de Dolittle narrado sobre una animación, al que le sigue la presentación de los personajes que formarán parte de la aventura y por supuesto la razón por la que tendrán que llevarla a cabo.
El nudo, que será la propia aventura en la que tenemos varios frentes, por un lado la rivalidad con el antagonista, y por otro las heridas del pasado que se resuelven como cualquier historia de premisa similar, con empatía y perdón.
El desenlace es predecible, la victoria de los protagonistas y el éxito de la misión.

Final feliz para la historia, aunque no para los espectadores que ven en él una falta clara de destreza por parte de los guionistas que parece que se inspiraron en Shrek.

La trama entretiene, y si no aburre es por su ritmo frenético aludiendo a los mejores momentos épicos de Piratas del Caribe, pero al final decae y empieza a ser pesada, repetitiva, con humor infantil en la escena con la dragona. No tiene un final resuelto de la mejor de las maneras.

Tras los créditos nos dejaron un regalo, que a diferencia de Marvel que siempre sorprende, este lo hace para mal, terminando de rematar la obra.

En definitiva “Las aventuras del Doctor Dolittle” es de esas películas que ves una vez y no repites salvo que la emitan por televisión una tarde lluviosa en la que solo tengas esa opción o alguna criatura menor de 12 años se empeñe torturarte.

Le di la oportunidad por volver a ver a Downey en la gran pantalla a la espera de que regrese en Holmes, y, quizá él es lo único que salva la película.